Sam Ewing

 

“No son las horas que pones en tu trabajo lo que cuenta, sino el trabajo que pones en las horas”

 

Sam Ewing vivía en Filadelfia en 1932 cuando jugó como defensa para el equipo olímpico de hockey. Ewing se había graduado en Princeton y más tarde asistió a la Facultad de Derecho de Penn y era un consumado atleta. Era conocido como jugador de fútbol, de tenis y de squash en la costa este. Al mismo tiempo fue mariscal del equipo de fútbol de Princeton durante dos años, así como jugador en el equipo de tenis durante cuatro años y en el equipo de baloncesto durante un año.

Ewing ejerció la abogacía hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, momento en el que se alistó como soldado raso. Llegó a alcanzar el rango de mayor y recibió cinco estrellas en la campaña, así como la medalla Estrella de Bronce por sus servicios.

Después de la guerra, Ewing llegó a ser asociado con la RCA, con la que permaneció como ejecutivo durante muchos años. También se convirtió en una persona influyente en la política de Filadelfia.